latest news- ¿Cómo asegurar una zafra a la altura de los tiempos que vivimos? breaking news

Complejas circunstancias atravesadas por el país, con gran influencia del bloqueo, unido a problemas internos, objetivos y subjetivos del sector, han llevado a un deterioro progresivo

latest news- ¿Cómo asegurar una zafra a la altura de los tiempos que vivimos? breaking news

Complejas circunstancias atravesadas por el país, con gran influencia del bloqueo, unido a problemas internos, objetivos y subjetivos del sector, han llevado a un deterioro progresivo

latest news- ¿Cómo asegurar una zafra a la altura de los tiempos que vivimos? breaking news
01 Aralık 2022 - 08:35

Sondakika haberleri

Para nadie es un secreto que la zafra azucarera constituye una de las actividades económicas fundamentales para el país. Súmese a eso que se trata de una herencia cultural e histórica, cuyo impacto durante siglos ha sido notable en el modo de vida de millones de cubanos.

Complejas circunstancias atravesadas por el país, con gran influencia del bloqueo, unido a problemas internos, objetivos y subjetivos del sector, han llevado a un deterioro progresivo cuyas consecuencias van, desde la pérdida de capital humano, pasando por  serias problemáticas en las atenciones culturales de la caña, hasta la ineficiencia de las industrias. El resultado ha sido el incumplimiento sucesivo de los planes productivos a todos los niveles, con la consiguiente afectación económica para el país.

Dada la alta prioridad del sector, se ha trazado una estrategia de recuperación que, sobre 93 medidas, busca reavivar la productividad, eficiencia y sentido de pertenencia que siempre han caracterizado a los azucareros en Cuba.

Sobre esa base se ha diseñado la zafra 2022-2023, y el balcón del oriente no es la excepción. Al trabajo que se realiza en Las Tunas para materializar esos objetivos de país se acercó Granma.

CON LOS PIES SOBRE LA TIERRA

Hace algunos años se tomó la decisión de que se incorporaran a la zafra aquellas industrias en mejores condiciones para hacer frente a los planes. Eso permitiría ganar en eficiencia, concentrar los recursos y evitar significativas pérdidas.

En esta ocasión, la estrategia prevé también el rescate de los derivados de la caña, una tradición que en Las Tunas ha sido siempre bandera.

Es por ello que para la presente contienda se incorporarán las cuatro industrias del territorio. En el caso de Amancio y Colombia, tendrán por objeto la producción de miel o meladura, como también se le conoce, para la obtención de alcohol y otros derivados. Por su parte, Majibacoa y Antonio Guiteras producirán azúcar, en parte para la exportación. Vale destacar que la norteña Guiteras, ya en funcionamiento, también se vinculará con la producción de miel en una primera etapa.

Durante los últimos meses se ha trabajado de manera intensa en la provincia en función de la recuperación cañera, con énfasis en las diez medidas encaminadas directamente a la materia prima fundamental del sector.

Vale destacar que todavía constituye un reto notable cubrir todas las áreas cultivables, lograr los rendimientos esperados por hectárea, y la lucha contra el marabú que ha robado espacio a la gramínea. No obstante, puede decirse que todo el trabajo de aseguramiento a la zafra 2022-2023 se ha desarrollado a profundidad, con énfasis en los problemas identificados, y con seguimiento constante por parte de las autoridades políticas, gubernamentales y directivos de las empresas.

Se le ha dado prioridad a la atención a los trabajadores y, por encima de todo, se ha generalizado y encauzado un sistema de trabajo en el que cada quien juegue su papel y domine con claridad las responsabilidades que tiene a su cargo.

MAJIBACOA: EMPEÑO PARA SALIR ADELANTE

El 21 de septiembre de 2021 se crea la Empresa Agroindustrial Majibacoa. No obstante, es conocida la estabilidad de la industria de igual nombre, y el compromiso de sus trabajadores con cada zafra azucarera.

En diálogo con miembros de su consejo de dirección, pudimos conocer al detalle cómo se ha materializado allí la estrategia de la provincia, con el fin de poner a punto todo el engranaje productivo que no se concentra únicamente en el central.

El Majibacoa debe iniciar su contienda particular el próximo 10 de enero. Sin embargo, dados los avances en las reparaciones y las medidas organizativas implementadas allí, se muestran optimistas para comenzar a moler antes de que termine el año.

Así lo corroboró José Caballero Carballosa, jefe de Mantenimiento de la industria. «Se ha trabajado de manera intensa, no solo con recursos suministrados por el país, sino con gestiones propias, internas de la empresa, lo que nos ha permitido cumplir, semanalmente, con los avances previstos en las reparaciones. Pretendemos culminarlas este 30 de noviembre, para tener más o menos 15 días para hacer la prueba de molida de caña, la de disparo de las calderas y probar los turbos, y luego la prueba general que nos permita la arrancada.

«El año pasado se identificaron 24 problemas que dieron tiempo perdido por roturas en el central, ya tenemos 14 resueltos y los demás están en proceso. Los trabajos se han hecho con mucho rigor, hay un gran empeño de los trabajadores y eso habla de que estamos en condiciones de hacer una zafra superior».

Sin embargo, de nada sirve que el central esté en condiciones de alcanzar un 80 % de molida, si no existe la caña suficiente. Pero ese es un aspecto que también se sigue a punta de lápiz, como explicó Alberto Escalona, director de Caña ahora y, posteriormente, coordinador de zafra.

«Para los 150 días de zafra, al 80 % de molida del central, necesitamos unas 840 000 toneladas de caña. Deben tributarse 141 000 toneladas de la zona de Grito de Yara, y unas 161 000 de las áreas de Majibacoa y, para el final de la zafra, unas 90 000 toneladas de la zona de Guiteras, que deben ser para meladura, aunque lo que se nos está pidiendo es tratar de hacer azúcar.

«Con la caña que tenemos en nuestras áreas propias no podemos garantizar la zafra, eso es una realidad, de ahí que tengamos que traer de otras. Ese es uno de nuestros mayores retos y el otro es poder incrementar el nivel de áreas cubiertas, sobre todo, en zonas donde el marabú nos ha robado espacio.

«A partir de las diez medidas destinadas especialmente a la caña, ya estamos concluyendo el redimensionamiento de las áreas e identificamos otras en Guiteras, que con anuencia del grupo Azcuba deben pasar a nuestro patrimonio. Hemos fortalecido y renovado a presidentes de nuestras unidades y así vamos trabajando con las metas más claras».

Garantizar los medios necesarios para el apoyo a la zafra es otro aspecto vital, sin cuya garantía es imposible una contienda exitosa, como demuestran las palabras de Yanier Góngora, jefe de Mecanización y Transporte.

«Nuestra ruta crítica está primero en dos cosechadoras, bastante complicadas, pero se trabaja en la recuperación de piezas para tratar de darles solución. En la parte de los medios de aseguramiento, los mayores problemas se concentran en gomas y baterías.

«Para estas últimas tenemos aquí en la empresa una solución parcial, con una política de distribución para el  50 % de las KTP y el 50 % de los camiones de tiro. En el caso específico de las KTPtenemos una situación favorable, porque preservamos y protegimos las baterías que terminaron el año pasado, por lo tanto, con estas que llegaron ahora, cubrimos la necesidad y podemos ayudar a otros medios.

«A pesar de que este año no hemos recibido ni barras ni chapas, hemos buscado piezas y ejes sin vida útiles para tratar de recuperar, así como chapas de otros equipos ya en desuso. Hicimos una gestión con Metunas y nos ayudó con un nivel de recortes. La empresa nuestra tiene cuatro camiones propios. Por su parte, Tranzmec garantiza 27 camiones  a la zafra y pensamos arrendar al menos el 80 % de esos medios con los que cuentan las formas productivas».

Lógicamente, para que la zafra sea exitosa es imprescindible la atención a los hombres y mujeres que la hacen posible. En ese sentido, Liliannis Pupo, directora de Capital humano, señaló que se garantiza una serie de recursos para la venta a los trabajadores y que se promueven chequeos de emulación. Hizo énfasis también en la capacitación y el impacto que desde el punto de vista productivo, salarial y de eficiencia, ha tenido la creación de los colectivos laborales, una medida cuya base legal es la resolución 600 del Ministerio de la Agricultura.

Por su parte, Eduardo Rodríguez  Zúñiga, director agropecuario, destacó que cada unidad conoce que debe garantizar la alimentación para la zafra.

«De los alimentos esenciales hoy no tenemos dificultades con las frutas ni con la vianda, tampoco con la leche ni con los granos. En el caso específico del arroz, se buscan alternativas aún, pero podemos decir que casi todas las unidades tienen hoy garantizada, al menos, una parte del que necesitan. En el caso de las hortalizas, la mayor parte ha ido impulsando la creación de pequeños huertos y las que no, se sirven de los huertos intensivos de unidades vecinas.

«Para garantizar la carne se cuenta ya con un número considerable de animales entre ovinos, aves, cerdos, conejos y lo que completa ese plato fuerte son diez toros previstos a sacrificar. También se buscan alternativas para utilizar el guarapo y la raspadura en función de suplir el azúcar para elaboraciones como postres».

Indudablemente, en Majibacoa se respira un ambiente de mucho esfuerzo, y ganas de hacer las cosas bien. Se ha logrado mucho, es visible, pero no hay por eso asomo alguno de conformismo, pues se sabe que es bastante lo que aún queda pendiente, no solo para esta, sino para las zafras por venir.

Así lo patentizó Yaniel Alberto Sobredo Álvarez, director general de la empresa, quien aseguró, además, que la zafra también es del pueblo, es de la comunidad y, por tanto, la empresa no pierde de vista esa proyección, que se enfoca en contribuir al desarrollo del entorno comunitario y al mejoramiento de las condiciones de vida de quienes viven en ellas.



Bu haber 62 defa okunmuştur.

YORUMLAR

  • 0 Yorum
Günün Başlıkları