latest news- Las FAR, garante de oportunidades para el joven soldado breaking news

Mucho más que una gran escuela para la formación de la arcilla fundamental de la Revolución Cienfuegos.-Para Alejandro Fernández Sosa era poco menos que imposible cumplir su aspiración de cursar una carrera universitaria afín a las ciencias médicas. Eso f...

latest news- Las FAR, garante de oportunidades para el joven soldado breaking news

Mucho más que una gran escuela para la formación de la arcilla fundamental de la Revolución Cienfuegos.-Para Alejandro Fernández Sosa era poco menos que imposible cumplir su aspiración de cursar una carrera universitaria afín a las ciencias médicas. Eso f...

latest news- Las FAR, garante de oportunidades para el joven soldado breaking news
01 Aralık 2022 - 08:35

Sondakika haberleri

Cienfuegos.-Para Alejandro Fernández Sosa era poco menos que imposible cumplir su aspiración de cursar una carrera universitaria afín a las ciencias médicas. Eso fue antes de ingresar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) por la vía del Servicio Militar Activo (SMA), cuando la Orden 18 del Ministro de las FAR le dio la oportunidad de hacerse estomatólogo.

«Mi paso por el Batallón de Infantería no solo forjó en mí la disciplina, el sentido de la responsabilidad y otros muchos valores de carácter ético, político y patriótico; sino que, además, me permitió acariciar el sueño de mi vida, cuando lo veía tan lejano», asegura el hoy especialista de primer grado.

El también Secretario General de la Unión de Jóvenes Comunistas en la Universidad de Ciencias Médicas de Cienfuegos recuerda que los avatares de la vida lo llevaron a ingresar en el politécnico José Gregorio Martínez, donde se graduó de técnico medio en Infomática. Si bien el perfil no le desagrada del todo, siempre tuvo la corazonada de hacer realidad su verdadera vocación.

«En verdad quise formarme como médico, pero ante la insistencia de mi madre, fundamentalmente, opté por la Estomatología, y muy pronto me enamoré de ella; de modo que, si estuviera en la misma disyuntiva, volvería a escoger esta rama de la Medicina», confiesa el trabajador de la Clínica de Especialidades.

Como Alejandro, han sido muchos los soldados del sma que accedieron a la enseñanza superior gracias a las oportunidades que tienen los jóvenes tras el cumplimiento del Servicio.

A propósito, el mayor Leovanis Aguilar Salazar, segundo jefe de Organización y Personal de la Región Militar Cienfuegos, precisa que, desde su ingreso a las FAR, se le brinda a los reclutas una detallada información acerca de las posibilidades, una vez desmovilizados del servicio activo en la institución armada.

Aquellos que hayan vencido el preuniversitario, la Facultad Obrero-Campesina o una carrera de técnico medio tienen la posibilidad de la continuidad de estudios, si se acogen a los beneficios de la Orden 18 del Ministro de las FAR, cuyos requisitos están asociados a los méritos por el desempeño de sus deberes como combatientes; o sea, correcta disciplina y capacidad alcanzada en la preparación combativa, sostiene el mayor.

Agrega el oficial que el resto de los muchachos puede optar por la inserción laboral, de acuerdo con la oferta de empleo disponible en sus municipios de residencia, tanto del sector estatal como del privado. Este proceso se realiza seis meses antes del licenciamiento, cuando una comisión integrada por funcionarios de la Dirección de Trabajo y Seguridad Social, a diferentes instancias, Atención a los Combatientes y representantes de las FAR y del Ministerio del Interior, se reúne con ellos para que conozcan las propuestas y puedan decidirse por las de su preferencia.

«Se tiene en cuenta la calificación que pudieron haber alcanzado antes de ingresar al SMA, por su desempeño en puestos anteriores, o por haber egresado como obreros calificados o técnicos medio en algunas de las instituciones docentes encargadas de la formación de los diferentes perfiles profesionales», dice el Segundo Jefe de Organización y Personal de la Región Militar.

De acuerdo con el oficial, una atractiva opción es la entrega de tierras en usufructo, gracias al Decreto Ley 358, fundamentalmente para quienes viven en zonas rurales. En la provincia existe más de una veintena de ejemplos de labriegos que han hecho parir la tierra en los cultivos varios, la agricultura cañera, o se han dedicado a la ganadería con excelentes resultados productivos e ingresos económicos.

De vuelta a las facilidades para aquellos que optaron por la Orden 18, Aguilar Salazar puntualiza que, a partir del segundo año de estancia en las filas de las FAR, comienzan una preparación para las pruebas de ingreso a las diferentes carreras universitarias.

«Cada 15 días, en la propia Escuela Provincial de Preparación para la Defensa Comandante Manuel “Piti” Fajardo, los jóvenes reciben materias básicas como Matemática, Historia y Español-Literatura, convenio mediante con el Ministerio de Educación y los centros de altos estudios del territorio».

De tales facilidades da fe el soldado del Batallón de Infantería Yoelbis Castro, quien, graduado de técnico médio, vio la oportunidad de su vida en cursar la carrera de Medicina: «Este fue un gran estímulo para mí y un resorte más para acumular los méritos necesarios para el otorgamiento de ese beneficio que espero con ansias», comparte.

Otros derroteros sigue el sargento de tercera César Pérez Lien, quien va a aprovechar sus conocimientos de técnico medio en Salud Veterinaria, a partir de ofertas en varias empresas de la Agricultura dedicadas a la ganadería. El puesto más tentador es el de especialista en la rama porcina, en el cual podré desempeñarme en lo que estudié, además de percibir un buen salario, opina.

Oriundo de la Ciudad Electronuclear, el también Sanitario Mayor del Batallón de Infantería reconoce la gran influencia familar en la cría de animales de corral. Esos, según él, fueron las principales premisas para inclinarse por los estudios veterinarios en la Escuela Félix Varela Morales, del municipio de Cumanayagua.

Elizabeth Águila Sánchez, especialista principal de la Dirección Municipal de Trabajo y Seguridad Social en Cienfuegos, no es la primera vez que participa como parte de la Comisión para la inserción laboral de los jóvenes soldados.

«Como es tradicional –comenta– par de veces al año nos reunimos con ellos para explicarles y orientarles sobre los pasos para seguir, una vez cumplido el Servicio Militar Activo. Pueden aceptar o no la oferta en ese momento, tienen un mes para decidirse o, si lo prefieren para procurar una plaza en algunas de las nuevas modalidades de empleo», afirma Elizabeth Águila.

Las FAR son mucho más que una gran escuela para la formación de la arcilla fundamental de la Revolución, como definiera el Che a la juventud.



Bu haber 62 defa okunmuştur.

YORUMLAR

  • 0 Yorum
Günün Başlıkları